Agentes patógenos: qué son y cómo la desinfección con ozono acaba con ellos

2020 ha sido el año en que, sin que nadie lo pidiera, nos hemos enfrentado a una batalla definitiva entre las bacterias y los virus como nunca antes habíamos vivido. Si nuestros padres y nuestros abuelos tenían en su haber sus propias guerras y enfrentamientos a vida o muerte, ahora somos nosotros los que estamos más que capacitados para contar esas “batallitas” a nuestros hijos y nietos. Pero si aquellas encarnizadas luchas se producían entre seres humanos, cuerpo a cuerpo, nuestra guerra tiene como enemigo algo mucho más difícil de detectar. El enemigo del hombre ahora está formado por bacterias y virus.

¿Qué son los agentes patógenos?

Los patógenos son agentes infecciosos capaces de originar y desarrollar enfermedades en su huésped, sea animal, vegetal o humano. Dichos agentes pueden alterar la fisiología normal de sus huéspedes. Cualquier proceso patógeno depende de distintos factores. Algunos pueden ser responsabilidad del receptor y otros se deberán a la concreta y directa acción del propio elemento dañino.

Principales tipos de patógenos

  • Tipo 1: Bacterias
    Las bacterias son organismos unicelulares, consistentes en una membrana que protege el contenido interno y su material genético. En ocasiones presentan otras estructuras para permitir la fijación a los órganos o tejidos que parasitan o para desplazarse. La salmonella o la gonorrea son algunas de las enfermedades provocadas por bacterias.
  • Tipo 2: Virus
  • Se trata de microorganismos parásitos intracelulares. Son muy simples en su estructura y normalmente están formados de una hebra de ADN (ácido desoxirribonucleico) o ARN (ácido ribonucleico) con una cubierta de proteína. La varicela o el SIDA son enfermedades provocadas por virus.
  • Tipo 3: Hongos
    Son organismos eucariotas, y presentan núcleo intracelular y orgánulos membranosos. Sus células están reforzadas con una pared celular. Puede ser unicelular (las levaduras) o estar formado por cadenas.

Existen otros patógenos capaces de causar enfermedades y dolencias en los humanos como determinados protozoos, helmintos o los priones.

Usar ozono para prevenir la contaminación por patógenos

El ozono es un compuesto químico similar al oxígeno que respiramos, y que está formado por tres átomos (O3), frente a los dos (O2) que forman las moléculas de oxígeno. Es un componente natural de la atmósfera, aunque su concentración es mucho menor que la del oxígeno.

El ozono (O3) es una molécula compuesta por tres átomos de oxígeno que se forma cuando dichas moléculas se descomponen en oxígeno atómico. Las colisiones entre los diferentes átomos generan la formación del ozono. Al compartir los electrones entre tres átomos en lugar de entre dos, la molécula resultante es muy inestable, y tiende a captar electrones de cualquier compuesto que se le aproxime para recuperar su estabilidad.

La desinfección con ozono puede ser la mejor opción para desinfectar tu hogar y tu local de forma segura.

El ozono es un excelente agente desinfectante, un oxidante que destruye la materia orgánica y elimina un amplio rango de bacterias, virus, hongos y agentes patógenos.

Se trata de una tecnología limpia y segura que implica una reducción en el impacto ambiental, puesto que reduce el consumo de aguas de procesos en sistemas cerrados. Además de ello, también es capaz de reducir la carga orgánica, color y malos olores, eliminando a su vez cualquier tipo de riesgo a la hora de formar otros subproductos con carga tóxica.

Así te presentamos Espaozono, nuestros dispositivos de ultra-desinfección certificada, tanto para el hogar como para tu negocio. Espaozono desinfecta todo lo que entra en tu casa de una manera rápida, eficaz, segura y sostenible.

Además, Espaozono Home es completamente personalizable. Elige tamaño, acabados, colores y recibe en casa el Espaozono Hogar que mejor combina con tu decoración.

Leave a Reply

Your email address will not be published.